La clave de un podcast exitoso

Por Andrés Acevedo Niño
Uno de los mensajes que frecuentemente recibimos en 13% dice algo más o menos así: “definitivamente las cosas que uno hace con amor salen bien”. Aunque el mensaje es bien intencionado, creo que da una imagen errónea y por eso quise escribir este artículo que, como sabrán los que han leído este otro artículo, no pretende mostrarle a nadie cómo crear un podcast exitoso. No es mi estilo. Es más, no tengo ni idea cuál es la receta secreta y, en todo caso, ‘exitoso’ es de esos términos que para cada quien significa algo distinto: para Churchill era ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo, mientras que para un escritor español el éxito no era otra cosa que tener un árbol de naranjas en su jardín.
Los que entraron a este artículo buscando la clave, ese ingrediente secreto para crear un podcast exitoso, se van a llevar tremenda decepción: no existe. No basta con tener una cosa muy buena: la voz más melodiosa, o la canción adictiva, ni siquiera se trata de escoger un tema atractivo. Tampoco se trata, como parecen indicar los mensajes, de ponerle amor a lo que se hace. Ni el amor ni la pasión por sí solas hacen que sucedan las cosas.
La idea de que no exista una clave puede sonar extraña. Sobre todo en nuestro contexto, que nos tiene acostumbrados a la inmediatez y que nos lleva a buscarle atajos a todo. Pero como escribió memorablemente Nicolás en este artículo:
[…] todo lo podemos tener instantáneamente. Pedir comida a un restaurante, hacer mercado, solicitar un servicio de transporte, resolver alguna duda, mandar un mensaje a cualquier persona, en fin. Todo, menos lo que realmente importa (lo lindo de las excepciones a las reglas): fortalecer las relaciones personales y lograr satisfacción en el trabajo. Esto, dice Sinek, requiere tiempo, esfuerzo, paciencia y muchas veces es difícil. Por eso mismo, vale la pena.
Las cosas que realmente importan (las relaciones personales, la satisfacción en el trabajo, el éxito) son carreras de largo aliento; no admiten atajos. Por esa razón, no existe una fórmula para las relaciones personales, ni para la satisfacción en el trabajo, y, como pueden prever, tampoco existe la clave para crear un podcast exitoso. Creer que basta con “hacer las cosas con amor” es el equivalente a creer que los emprendedores triunfan porque “tuvieron una gran idea”. Ni los emprendedores ganan por sus ideas, ni nosotros creamos un podcast exitoso por hacerlo con amor.
A los de mi generación nos enseñaron que basta con dar lo mejor de uno para lograr lo que se quiere. Una pésima lección, en mi opinión. No basta con esforzarse ni con participar (aunque las medallas de participación en el colegio parecían indicar lo contrario). Y es que dar lo mejor de uno funciona en el colegio y a veces en la universidad, pero en lugares tan exigentes como el mercado no es suficiente.
El mercado no premia a los que hacen las cosas con amor. Los premios se los llevan los que trabajan con disciplina, los que se forman en las habilidades que necesitan, los que ya están trabajando en algo más mientras el resto está esperando que alguien les reconozca lo que, con tanto esfuerzo, ya hicieron.
A los que piensan que la revista Diners nos reconoció por “hacer las cosas con amor” o por “escoger un tema que le gusta a la gente”:
Gracias por el mensaje. Creo, sin embargo, que no has entendido muy bien. El reconocimiento de Diners no es por “hacer las cosas con amor”, ni siquiera por hacer las cosas con pasión. Y es que 13% no es producto de esas cosas; 13% es el resultado de disciplina: de trabajar en algo que no da plata –además de tener trabajos de tiempo completo–, de irse temprano de la fiesta porque “hay que madrugar mañana”, de levantarse temprano los sábados a pesar de la lluvia y el frío, de aprender a editar sin saber nada, de aprender a entrevistar sin haberlo hecho nunca, de contactar extraños ocupados e intentarlos convencer de una ficción a la que deberían donar su tiempo, de renunciar a ir a conciertos para poder invertirle ese dinero a nuevos equipos, de una obsesión por mejorar todos los días. Todas esas cosas, me imagino, reflejan ‘amor’, esfuerzo, y si se quiere, también pasión. Pero ni la pasión ni el amor y ni siquiera el trabajo duro, producen resultados por sí solas.
Esto puede sonar un poco irónico. Nuestro podcast es, en últimas, sobre pasión. Hemos descubierto, sin embargo, que la pasión no basta. A la pasión hay que acompañarla de disciplina. Y la disciplina no es un asunto sólo de trabajo duro, ni de ser juicioso, la disciplina implica, también, tener sistemas. Y justamente sobre eso, mi querido amigo, es el siguiente episodio de 13%.

 

*La segunda temporada de 13% Pasión por el trabajo sale al aire el miércoles 13 de febrero. Sabemos lo difícil que es, en un mundo con tantas cosas por hacer, acordarse de la fecha de lanzamiento de un podcast. Por esa razón, los queremos invitar a que se suscriban a nuestro boletín que nos permite avisarle a nuestros oyentes apenas lanzamos un nuevo episodio y, en general, nos acerca más a ustedes. Pueden suscribirse haciendo click aquí. Es totalmente gratis y a nuestros suscriptores les enviamos a su bandeja de entrada Nuestros seis libros recomendados del 2018. A continuación una pequeña muestra de ese artículo:
[…]
Leer es importante. Probablemente se los dijeron en sus colegios y –como sucede casi siempre en esos espacios– no les justificaron tal afirmación. En ese momento tal vez era difícil dimensionar la real importancia de la lectura; con los años, sin embargo, cada vez es más fácil advertir que el que entrena su mente con libros tiene una ventaja competitiva sobre los no lectores (en últimas, a las personas rara vez los ascienden por sus destrezas en Excel). El que no esté convencido de la importancia de los libros puede –irónicamente– leerse la autobiografía de Frederick Douglass, el esclavo negro que, a punta de libros, se salvó de vivir el resto de su vida como esclavo, en el despiadado Sur estadounidense del siglo XIX.
[…]
[AAN] The Defining Decade – Meg Jay
Durante demasiado tiempo nos hemos comido el cuento de que nuestros ‘veintes’ son años en los que deberíamos divertirnos y disfrutar antes de que la vida se ponga seria – antes de que empecemos a buscar relaciones y trabajos serios. En este libro la psicóloga Meg Jay ofrece una mirada al futuro: presenta innumerables casos de pacientes treintañeros que acuden a ella con problemas de ansiedad y depresión. La causa, por supuesto, tiene que ver con haberse tomado sus veintes a la ligera – ahora que les toca convivir con las consecuencias de sus actos, se dan cuenta que la vida, incluso en los veintes, sí era enserio. Este es un libro para hacerse cargo de esta década que definirá su futuro, sin tener que renunciar a la exploración y experimentación propia de esa etapa de la vida.
[NPG] This Is How You Lose Her – Junot Díaz
Pocos libros me han hecho reflexionar de esta manera. Con nueve cuentos conectados entre sí, Junot cuenta las historias de infidelidad de Yunior, su personaje principal, dentro de una cultura inconscientemente machista. Lo mejor que tiene es su estilo de escritura. Juega con el lenguaje y los choques culturales de una manera única. El autor saca sus demonios de una forma original, tan original que me marcó profundamente.

Deja un comentario