Episodio 01 – El trabajo para crecer – Juan Martín Cardona

Juan Martín Cardona es un apasionado por ayudar a las personas y organizaciones a vivir vidas más conscientes y plenas. Para eso creó Inspyra, organización que tiene como base la idea de crear un mundo más humano y feliz. En este episodio hablamos, entre otras cosas, de la motivación en el trabajo, de la importancia de tener entendimientos sanos sobre lo que significa el éxito y de lo mal que han entendido las empresas los esquemas de beneficios. Bienvenidos a 13%

Escúcha este episodio en Spotify haciendo click aquí

 

 

 

Créditos:

Canción del comienzo: Happy Life – Fredji

Canción intermedia: Guitarra y vos – Jorge Drexler

Canción final: Catch the Blues – Eric Clapton, interpretada por Nicolás Pinzón

Transcripción del episodio:

Andrés Acevedo Niño, Nicolás Pinzón Guerrero y Juan Martín Cardona.

El sueño de muchos jóvenes es ser empresarios porque creen que así podrán ser sus propios jefes, no tener horarios y, sobre todo, ser millonarios. Hay algunos, lastimosamente pocos, que no los motiva el dinero sino algo más grande que eso. Juan Martin Cardona es uno de esos. Él sueña con un mundo más humano y feliz y para eso creó inspira, una empresa que busca transformar las organizaciones para que desarrollen sus negocios a partir de la felicidad de sus trabajadores.

No es casualidad que Juan Martín sea nuestro primer invitado a 13%. Aparte de que ama lo que hace, su vida profesional consiste en buscar maneras de lograr que otras personas amen su trabajo. ¿Qué mejor manera de comenzar nuestro podcast que atacando directamente el problema de Por qué hay tantas personas que no sienten pasión con su trabajo?

En este episodio Hablamos de las principales conclusiones sobre la motivación en el trabajo a las que ha llegado juan Martín… De la importancia de tener entendimientos sanos sobre lo que significa el éxito… y de lo mal que han entendido las empresas los esquemas de beneficios.

Los dejamos con el primer episodio de 13%: pasión por el trabajo.

MUSICA

La historia de Juan Martin comienza con un momento que el mismo llama de inspiración: una dosis perfecta da de inspiración convertida en acción.

Una firme inquietud por la educación y una firme intención por invitar a que otras personas tomen acción frente a lo que quieren y una de las razones por las que empecé inspira, de hecho, yo lo llamo la inspiración. Yo me encontré que en mi vida estuve frente a situaciones de inspiración sin tenerlo tan claro. Y tuve la oportunidad de conocer muchas personas con historias poderosas de vida, inspiradoras y con mensajes que tenían no solo mucho valor conceptual sino historias que eran ejemplo.

Estas historias me llevaron a cuestionarme y a tomar acción sobre lo que decidía. Y en esas fue ser emprendedor apenas me graduara de la universidad. Yo tenía claro que no quería salir a buscar ningún trabajo. y de hecho la práctica que hice fue en la fundación de unos amigos y mi jefa- que fue mi única jefa directa, hoy tengo 50 indirectos nuestros clientes – era mi mejor amiga. Tenía claro que el espacio en el que yo quería estar era actuando e invitando a otros que se inspiraran a través de su ejemplo.

Juan Martín al igual que nosotros no tolera que muchas personas sean infelices en su trabajo… y por eso quiso encontrar la manera de aportar a mejorar esa situación, a pesar de lo incierto que prueba ser ese camino

la incertidumbre es uno de los factores en los que siento que deberíamos aprender a vivir mas no solo los que creamos empresa sino porque cada vez más vivimos en mundos de incertidumbre y la vida es incierta. si entendemos que la incertidumbre se puede volver la misma fuente incluso de vivir el presente empezamos a disfrutar más el camino. soy un apasionado de hablar y conocer ideas que no han funcionado que han sido fracaso. Hay un personaje que dice que el fracaso realmente existe cuando uno deja de intentar. y hablándolo desde el fracaso de los modelos de negocio creo que es fascinante entender por qué las cosas no funcionan.

esta es mi tercera empresa, las primeras dos no funcionaron. la primera por falta de conocimiento del mercado porque el mercado no estaba preparado para los dispositivos electrónicos que vendíamos y la segunda porque los socios teníamos diferentes propósitos entonces la incertidumbre puede asustar, pero al mismo tiempo es esa aventura de lo desconocido – no sabemos lo que vaya a pasar, pero tenemos la fe que vamos a seguir avanzando y generando el cambio.

Nosotros en Inspyra tenemos el propósito de empoderar personas y organizaciones para crear un mundo más humano consciente y feliz y nuestra intención es poder entregarle a las organizaciones y a las personas herramientas con las que puedan ser arquitectos de su propia felicidad. y eso implica que cada persona es responsable de construir su propia felicidad.

Si la felicidad es un edificio que cada persona tiene que construir entonces lo que entendemos por éxito son los cimientos del edificio. Dependiendo de eso tendremos una estructura sólida o una casa de papel que se caerá cuando nos enfrentemos a la primera dificultad.

vemos el éxito con un lente de cuál es ese camino que debo tomar para llegar allá y tener ciertos componentes de estatus, dinero o poder. Y que el propósito sea cumplir esos tres objetivos más allá de para qué cumplo esos objetivos. Ese camino para llegar allá va a costa de lo que sea, incluso de las personas, de uno mismo, de su salud y tranquilidad.

Creo que las expectativas del éxito en el ámbito de trabajo son para revisar. En estos días escuche una definición muy poderosa de éxito que estoy apropiando como emprendedor – como empresario. y es: el éxito es el número de personas que uno logra impactar. Esa definición de éxito me conecta porque termina siendo de manera aterrizada ese propósito y esa intención máxima por la que uno esta. creo que la expectativa sobre todo desglosándola en poder, estatus y dinero. Ocurren y tristemente se vuelven referentes. Alimentan las nuevas generaciones que van entrando y lo que tenemos es organizaciones con expectativas transaccionales.

Esta transacción de la que habla Juan Martin es una de las principales razones por la que las personas no son felices en su trabajo, dejemos que él mismo les cuente de que se trata

¿A qué conclusiones han llegado en Inspyra de las razones por las que las personas no están apasionadas con su trabajo?

Varias cosas – una misma intención de entender por qué trabajamos. El por qué nos levantamos todos los días y vamos a cumplir una jornada laboral y cuando entendemos que esa razón por la que vamos a trabajar no es solo por ir a recibir un ingreso, nos abre una posibilidad de posibilidades infinitas yo siento que entender ese concepto en este momento es algo que las personas en el trabajo podría cambiarles la dinámica si las personas en el trabajo por algún motivo no sienten que están felices o conectadas con lo que hacen. Si le empezamos a comentar a estas personas que más allá del ingreso cuales son las razones por las que usted está dando más del 50 o 60% de su tiempo despierto al trabajo.

Yo creo que por un lado es la falta de oportunidades en conocer el propósito sobre todo en el ámbito profesional y entender que la dinámica laboral ha cambiado desde la revolución industrial, ya no es solo ir a poner puntillas o mover manijas, sino que estamos en un momento en el que todo trabajo puede generar valor y es momento que las organizaciones estén preparadas para aquí ella personas desarrollen no solo a nivel profesional y técnico lo que puedan hacer sino un nivel personal. Y a nivel personal es partir del propósito lo segundo es que entenindadn que en el trabajo no solo van a hacer ciertas funciones y labores, sino que van a vivir y por lo tanto a crecer llevan sus temores miedos frustraciones, pero al mismo tiempo sus talentos sueños fortalezas. Si logramos entender que las personas en el puesto de trabajo también crecen a nivel personal empezamos a generar una dinámica diferente.

Entonces razones por las cuales la gente no es feliz en el trabajo son porque no han entendido que el trabajo más allá de una transacción económica. También falta preguntarse por qué pasan más de la mitad de la vida trabajando en algo que no los va a enganchar y lo tercero es las empresas les falta mucho de tener una visión consciente del trabajo de por qué las personas van a trabajar y como las organizaciones son responsables.

No se trata entonces de echarle la culpa a su empresa por su inconformidad con su trabajo actual- la responsabilidad va de lado y lado. Usted como individuo debe trabajar para entender cuál es su propósito, y este a su vez debe ir mucho más allá de generar dinero. Lo fácil en esta situación es quejarse y culpar a su empresa de todas sus desgracias, pero, como con todo en la vida, la solución fácil rara vez termina siendo una verdadera solución.

Hay que entender que cuando una organización va a trabajar en pro de la felicidad de sus colaboradores, no tiene la responsabilidad de hacerlos feliz. Eso es clave porque se empiezan a endosar responsabilidades que son propias y eses endoso es entregarle a otra persona el poder de vivir la vida de uno y pues uno es responsable de empezar a construir eso.

Eso no quiere decir que las organizaciones estén haciendo las cosas muy bien que digamos. Muchas han creído que el bienestar emocional de sus colaboradores es igual a número de beneficios que puedan ofrecer.

Los beneficios tienen que ver con motivación. los beneficios generan motivación extrínseca que está atada a todo lo que una organización le puede dar a la gente. En ingles son Parks y como esos Parks son todos esos beneficios wok que le dan a la gente incluso en organizaciones en estados unidos le dan la mitad de un carro o beneficios de vivienda y conozco organizaciones en Colombia que lo hacen.

Yo no estoy en contra de estos beneficios porque creo que son útiles y mejoran la calidad de vida sin embargo cuando una organización centra toda su motivación en unos beneficios, está fomentando una cultura del tener conectada con la cultura del hacer que viene del trabajo y se nos olvidó la cultura del ser. Y eso es grave porque para poder hacer y poder tener primero tenemos que ser.

En este momento nosotros en Inspyra somos promotores fehacientes de la cultura del ser. y sobre todo de la motivación intrínseca. la motivación intrínseca de entrada tiene unos beneficios poderosos porque lo que más requiere es energía y tiempo para poderse desarrollar. No solo desde la empresa sino también de los beneficiarios.

¿En que va esto? mecanismos en los que las empresas puedan ayudarle a las personas a generar motivación intrínseca. Hay una empresa que tiene un consejero para las 2.200 personas que tiene en tres ciudades del país. En este momento tienen 4. Son personas que van y escuchan a las personas. Escuchan cualquier problemática y son personas externas, que tienen un entrenamiento y saben escuchar.

Como estas hay muchísimas más: hay empresas que tienen prácticas de meditación, de coaching, de bienestar, formación en desarrollo de competencias del ser.

Google hizo un estudio sobre la diferencia de la motivación extrínseca e intrínseca. Y encontró que la extrínseca genera unos picos de motivación altísima apenas se empieza a desarrollar, pero cuando se quita el beneficio inmediatamente cae. a diferencia de la intrínseca que no es tan acelerada sino más sostenida, y aun si se va la motivación nunca olvida ese recorrido de motivación.  

Quien mejor ha descrito el tema de la motivación intrínseca es Daniel Pink. Una persona que admiramos profundamente en 13%. La motivación intrínseca, dice Pink, tiene tres elementos: autonomía, maestría y propósito. En ese sentido, lo que queremos las personas es elegir cómo trabajamos, con quien y dónde (autonomía), queremos trabajos en los que podamos volvernos mejor en lo que hacemos (maestría) y queremos hacerlo por un propósito más grande que el simple objetivo del trabajo.

Trabajadores con motivación intrínseca significa, además de personas más satisfechas, mayor productividad e innovación para las empresas.

MUSICA

La pregunta que queda entonces es que hacer si mi organización no está haciendo nada por mí, pero yo si quiero cambiar las cosas. Esto dice juan Martín

Cada persona puede crear un cambio en su metro cuadrado más cercano. Eso involucra primero cambiar a sí mismo y el primer paso en el que las personas pueden empezar a cambiar su entorno y contexto es cambiándose a sí mismo. y si hacemos que las personas nos preocupemos más por nuestro crecimiento personal desarrollar nuestra consciencia, por descubrir y trabajar en pro de nuestro propósito, vamos a poder ser instrumentos de cambio.

Entonces la invitación a una persona que está en un contexto hostil es a cuestionarse cómo él o ella pueden cambiar y que pueden hacer hoy para empezar a crecer de manera más consciente. Lo primero es cuestionarse y después ayudar a otros a cambiar uno no puede pedirle al universo que cambie si uno fisiquear ha cambiado y mucho menos pedirles a otros que cambien.

Uno como ser humano no puede endosarle la responsabilidad de crecimiento a otros, uno puede pedir ayuda, pero finalmente uno es el responsable del cambio.

Yo digo que esto es como cuando hay una protesta. sí hay protesta con argumentos y justificación, le paran bolas y cambia. y si hacemos protestas internas en las organizaciones y nos movilizamos para que cambien las cosas, los lideres entienden que algo está mal. y entonces o salen los unos o salen los otros, pero algo pasa. lo importante es que pasen cosas no que nos quedemos en que pasan años décadas y nada pase. O que los unos se vayan o los otros se vayan pero que algo pase.

Que algo pase. Cuantos de nosotros no hemos estado en una situación en la que prolongamos y prolongamos una decisión tan importante como renunciar al trabajo que nos hace miserable, a pesar de que estamos convencidos que es lo que debemos hacer. La invitación de Juan Martin es a forzar ese cambio, a no conformarse con situaciones injustas, y sobre todo a que cada quien se responsabilice por el cambio que quiere para su vida.

Y es que uno puede hacer muchas cosas para mejorar su situación laboral – escuchen lo que respondió juan Martín cuando le preguntamos si el creía que cualquier persona podía ser apasionada en su trabajo

Yo creo que hay trabajos en donde por lo que se hace muy posiblemente no te guste. Lo que puede pasar es que tu pasión si pueda ser que empieces a encontrar que cosas de lo que haces tiene un impacto positivo y puedes convertir de un trabajo del que no se te apasiona algo que tiene propósito y sentido.

Un ejemplo concreto, una camarera de un hotel por el que por algún motivo en su trabajo las otras camareras s e iban con pereza era un trabajo tedioso pues imagínense limpiar habitaciones d e hotel donde pasan miles de personas en una semana y generar orden donde hay caos. Cuentan de esta historia que esta camarera empezó a entender lo que ella hacía porque era tan importante y era porque las personas que dormían ahí iban a tener una noche placentera iban a poder descansar y sobre todo tiene una experiencia memorable gracias a ella.

A cuando iban a llegar a una habitación la iban encontrar perfecto, esa sensación de llegar a un cuarto y huele delicioso, las toallas perfectamente organizadas e incluso una nota que dice bienvenidos Nicolás y Andrés. Ese mismo propósito que esta carrera le da al sentido de su trabajo en esta historia me lleva a responderte Andrés que uno si puede vivir apasionado en cualquier trabajo. lo que necesita es empezar a entender como lo que hace tiene un efecto positivo en enteras personas si como uno a través de lo que haga puede servir y contribuir a otros.

Juan Martín está tocando un punto muy importante que consiste en redefinir el sentido de su propio trabajo. Para eso, las personas suelen enmarcar su trabajo dentro de un propósito más grande. Así como en esta historia una camarera percibe su trabajo no como simplemente limpiar una habitación, sino como lograr que los huéspedes tengan una noche placentera y memorable, un abogado puede ver su trabajo como redactar y revisar documentos legales o como buscar que los empresarios puedan multiplicar su impacto positivo en la economía.

Esa redefinición del propósito del trabajo hace parte de Job Craig (diseño del trabajo) un término acuñado por Amy Wrezniewski, profesora de la universidad de Yale que tiene que ver con lo que los empleados hacen para rediseñar sus propios trabajos de tal manera que se incremente su satisfacción, compromiso y desarrollo profesional.

Son tres los elementos del diseño del trabajo: el primero tiene que ver con las funciones e implica alterar el número de funciones y la naturaleza de estas. En el ejemplo de la camarera, puede ser que la nota de bienvenida no hacía parte del rol de la camarera, pero ella decidió añadirla. El segundo elemento tiene que ver con las relaciones laborales y rediseñarlas implica alterar el número de relaciones que se tienen y modificar el tipo de interacciones. De esa manera, por ejemplo, un abogado en su empresa puede buscar al equipo que desarrolla un nuevo producto y buscar anticipar los retos que van a enfrentar cuando el mercado entre al mercado, en vez de simplemente reaccionar cuando algún problema legal ocurra.

Finalmente, el tercer elemento es diseño cognitivo y es precisamente de lo que Juan Martín nos contaba – la alteración en la manera de percibir sus funciones y el significado de estas.

MUSICA

Por más que uno se esfuerzo por encontrarle sentido al trabajo nadie está exento de tener malos días, esos en los que pareciera que el universo está confabulando en contra de nosotros. Esta es lo que juan Martín se dice a sí mismo para superar esos días difíciles

Que el día se va a acabar entonces por más malo que fue el día igual va a llegar el atardecer. soy fan de los atardeceres. Entonces por más malo que haya sido el día sé que va a llegar el atardecer y va a llegar la noche y se va a acabar. entonces sé que es algo pasajero.

MUSICA Dentro del vocabulario corporativo hay palabras horribles y muchas otras que podrían perfectamente reemplazarse por palabras más comunes. Es como si para sentirnos profesionales tuviéramos que cambiar nuestro vocabulario para que nos tomen más enserio… entonces decimos validar en vez de confirmar, usamos la palabra solicitud para miles de cosas que no son solicitudes y absolutamente todo lo que hacemos son “procesos”. Le preguntamos a Juan Martín cual palabra del vocabulario corporativo detesta y esto fue lo que nos respondió

Yo creo que hay no palabra muy presente en el ámbito corporativo y es el control. y creo que va en contravía de potenciar los talentos de las personas, limita la capacidad creativa y de innovar de las personas y debe ser cambiado por un concepto de confianza. que debe ser lo que rige las relaciones personales y profesionales. Creo que si generamos culturas organizacionales desde la confianza vamos a lograr empoderar a las personas a ser mejores seres humanos y que genera valor para el mundo. Hay un musico que me gusta mucho Jorge Drexler que dice que uno conserva lo que no amarra. entonces cuando uno logra que las personas estén ahí por que quieren entonces las conserva.

 

PREGUNTAS TRECE

Antes de despedirnos queremos dejarlos con tres conclusiones de nuestro episodio de hoy, pero no la vamos a dar nosotros, sino que las van a escuchar de boca de nuestro propio invitado.

Descubran y trabajen por su propósito. es esa fuente inagotable de motivación personal – tener un propósito claro usted tiene una vida clara. un propósito nunca es finito porque es inalcanzable.

Lo segundo es que tengan un enfoque muy importante en crecer a nivel personal, si crecemos a nivel personal podemos crecer más a nivel profesional

Lo tercero es que actúen desde el amor a sí mismo, el amor a otros y el amor al mundo.